¿Qué es ser padre?¿Qué es ser madre?

2 de diciembre de 2023

A propósito del lanzamiento de nuestro primer libro infantil «Buscándote», que cuenta la historia de dos pingüinos que buscan formar su familia y la aventura que esto significa para ellos, creemos que es importante reflexionar sobre las dudas que surgen cuando el camino a la “mapaternidad” es más largo o distinto a lo que habíamos imaginado.

¿Por qué distinto? Porque a veces el camino nos lleva a la adopción o la gametodonación, que en sí mismos traen un proceso que nos hace cuestionarnos qué es lo que nos hace padres y madres.

El significado de qué es ser padre o madre no está zanjado históricamente, si no que como casi todas las preguntas que nos hacemos, está atravesada por la sociedad y cultura en la que nos tocó vivir, y es por eso que ser madre o padre a ratos parece más bien una construcción. Algo que históricamente se ha ido moldeando, como también algo que hemos ido armando como persona.

La familia tradicional que conocemos hoy: heterosexual, con mujeres gestantes y con vínculos genéticos entre sus miembros, es un modelo que se consolidó a partir de la Segunda Guerra Mundial. Es decir, hace menos de un siglo.

Antes de esto, era muy común que las familias, dada la alta mortalidad infantil y otras variables que afectaban la esperanza de vida de los adultos, incluyeran miembros con los que no necesariamente compartían genética, como también se incluyeran integrantes que no fueron gestados por figuras centrales del núcleo familiar.

Las mujeres morían en los partos y muchas veces sus hermanas, abuelas, tías o vecinas quedaban en el lugar de madres de los recién nacidos. Las condiciones materiales hacían que gestantes entregaran a los recién nacidos a personas de su confianza que los pudiesen cuidar, los hombres morían y otros hombres ocupaban su lugar haciéndose responsables de las mujeres y niños que habían quedado.

Es así como a lo largo de la historia, las familias se han (re)articulado de múltiples maneras.

Después de la segunda guerra mundial y en relación a los avances científicos y la llegada de la genética actual, la palabra «madre» comenzó una transformación que la llevo a significar algo distinto: madre es quién gestó y/o quien aporta su material genético a un recién nacido. De ahí que comenzamos a introducir ciertas especificaciones a las palabras «madre» y «padre» y —padre biológico, madre adoptiva — en vez de decir sencillamente: padres.

En la actualidad, ciertos grupos conservadores nos han hecho pensar que esta transformación de la palabra madre hacia la idea de madre=gestante y/o madre=correspondencia genética, es como debería ser, escuchamos frases del tipo “eso es lo natural” o “siempre ha sido así”, cuando la historia pone en juego que siempre han habido madres no gestantes sin correspondencia genética con sus hijos/as, y madres gestantes sin coincidencia genética  (quimerismo genético), y gestantes sin ser madres.

Por supuesto, ya que somos personas atravesadas por la sociedad y cultura en la que vivimos, la gestación y la genética pueden tener lugares relevantes en nuestras vidas. Es importante reconocer que muchas veces cuando “desafiamos” la idea de “mapaternidad” como mera gestación o genética, experimentamos juicios, temores, duelo y ansiedades: no somos lo que se espera en la sociedad en la que vivimos.

Tal como la maternidad y la paternidad se han construido a partir de años de cultura e historia, ser padres también es algo que toca construir a partir de lo más elemental: madre o padre es quien está ahí para su bebé, quien ocupa el lugar de llamarse a sí mismo “mamá” o “papá”.

Muchas veces en los procesos de (in)fertilidad la ansiedad y la angustia nos fuerzan a elegir alternativas, sin darles el lugar y/o tiempo necesario para que se vuelva una decisión con sentido para nosotros. Sin embargo, desde Fundación Fënn te aconsejamos que te tomes tu tiempo. Elabora la pregunta ¿qué es ser madre?, ¿qué es ser padre?, y construye una respuesta de lo que sería para ti. Al trazar un camino, que seguro incluirá dudas e inquietudes, se irá asentado el sentido de esta travesía hacia la “mapaternidad”; no aquella que viene dada, sino que, como mucho, una “mapaternidad” que está en desarrollo.

También te puede interesar…

Testimonios

Vivirlo de a dos

¿En qué minuto llegamos a esto? Todo está traspasado por la infertilidad: nuestra sexualidad, mi cuerpo, su cuerpo, nuestras finanzas, nuestras decisiones, nuestras vacaciones y hasta la forma en que gastamos nuestro tiempo libre…Somos esclavos de esto, ya no tenemos tantas conversaciones triviales, ya que es difícil hablar de algo liviano cuando la tensión, la […]

Leer más

Mi embarazo de una hora

Nunca me imaginé siendo madre, pero cuando llegaron las ganas, nada las detendría. Cuatro años intentándolo, con esa angustia y esa pena que ya era mi compañera de cada mes cuando llegaba la regla. Por miedo y por plata, los tratamientos de fertilidad no eran opción, hasta que lo fueron. Y decidimos ir con todo… […]

Leer más

Únete a
Nuestra causa

Hoy la infertilidad tiene una cobertura ineficiente que discrimina ciertos diagnósticos, en Fënn trabajamos para visibilizar este tema y lograr avances significativos.

¡Necesitamos tu aporte!