Fundación fënn

Testimonios

La adopción no es un plan B

3 de marzo de 2022

No es fácil decidir parar. Decidir que nuestro cuerpo no aguanta más pinchazos. Decidir hacer el duelo genético y aceptar que ese no es el camino por el que formaremos familia. Tener sentimientos encontrados es natural y en ningún caso significa cómo te sientes sobre adoptar. El espectro de emociones humanas es tan amplio, nada es blanco y negro. Muy bien lo explica @thehopefullkampffer quien habla de las dudas que nos pueden surgir:
“Sigo pensando en ello todos los días. Sigo llorando, rezando, deseando que las cosas fueran diferentes para nosotros, y lucho con nuestra decisión. Sí, es la decisión correcta para nosotros, pero sigue siendo una que es difícil de tragar”.
En mi cuarta recuperación de un tratamiento, Nick y yo decidimos que el quinto sería nuestro número de parada. Odiaba cómo se sentía mi cuerpo, todo: desde el cambio de humor, a la incomodidad física, a la ganancia de peso. Odiábamos que siguiéramos terminando de nuevo en el punto de partida, ya sea porque perdimos nuestro bebé o porque no estábamos produciendo suficientes embriones para continuar con las FET.
Sabemos que a veces se siente la presión de continuar y seguir adelante porque has visto a otros pasar por más rondas que tú y tienen un final con su bebé arco iris. Pero estoy aquí diciéndote que tomes la decisión que es MEJOR PARA TI, ¡SIEMPRE! Puede ser empujar hacia adelante y darle una oportunidad más, o darle infinitas oportunidades, puede ser que ya es hora de cambiar de dirección, puede ser que ya es hora de un descanso, o de tomar un descanso más largo, y puede ser que hay algo diferente en los planes. Sea lo que sea que elijas, sigues siendo apoyado, amado, y todavía un guerrer@, incluso si luchas con la decisión.