Fundación fënn

Tratamientos de Alta Complejidad

Gestación Subrogada

La gestación subrogada consiste en que una mujer gesta el hijo de otra persona o pareja y se le llama portadora gestacional. Siempre que sea posible, los óvulos y espermatozoides son aportados por los padres. Si no es posible que la madre o el padre aporten los gametos, se recurre a donantes (distintos a la portadora gestacional).

Después del parto, la portadora gestacional le entrega el bebé a los padres. Previamente, debe haberse firmado un contrato entre ambas partes donde se estipulan las obligaciones y derechos de ambos durante el embarazo, como también, los aspectos legales de filiación de dicho bebé.

En Chile esta opción actualmente está prohibida, ya que por ley “madre es la que pare”, por lo que las personas que necesitan recurrir a la gestación subrogada se ven forzadas a viajar a otro país a hacerlo. Si este es tu caso, infórmate de todos los aspectos legales del lugar donde lo harás y asesórate con un buen abogado. Busca experiencias similares a la tuya.

Hay algunos casos en que el embarazo es una contraindicación médica como:

  • Presencia de una enfermedad que empeora con el embarazo y pone en riesgo la vida de la madre y el feto
  • Hipertensión pulmonar
  • Síndrome de Turner
  • Cáncer de útero

Entre las principales causas por las que se recurre a la gestación subrogada se encuentran:

  • Síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser. Se trata de una anomalía en la que la mujer nace sin útero y/o vagina o, en caso de existir, su desarrollo es incompleto.
  • Histerectomía (cirugía donde se extirpa el útero).
  • Presencia de numerosos miomas en el útero que no pueden eliminarse mediante cirugía.
  • Síndrome de Asherman (adherencias uterinas, incurable).
  • Abortos de repetición o numerosos fallos de implantación embrionaria sin causa aparente.
  • Imposibilidad de aumentar el grosor del endometrio.
  • Hombres solos y parejas homosexuales masculinas.