Testimonios

La ovodonacíón, mi mejor regalo

2 de diciembre de 2023

Empezamos la búsqueda el 2019, muy ilusionados, como todos… ya con 35 años sabíamos que podía costar un poco más, pero no imaginábamos que tanto…

Nosotros somos muy mateos y a los 6 meses de tratar pedimos hora con un doctor de fertilidad. No teníamos idea del camino tremendo que estábamos empezando, pero el destino nos puso un doctor amoroso, contenedor, no tenemos palabras para él.

Empezamos con coito programad, el más “sencillo de los tratamientos” pero que tremendo es, le quita todo el romanticismo… 4 meses así, en donde ya lloraba cada vez que tenía sexo, lo único que ocupaba mi mente era lograr un embarazo y era imposible disfrutar nada.

No resultó y decidimos irnos de una a FIV, yo muy ilusionada imaginaba que ya estábamos cerca, que ya era nuestro momento, pero no.

El único embrión viable que quedó no logró sobrevivir dentro mío. Siento que aquí me van a entender cuando digo que ha sido uno de los dolores más grande de mi vida.

No dejamos que la pena nos frenara, ansiábamos tanto ser padres que casi de inmediato partimos la segunda FIV, más ilusionados que nunca. Todo se veía prometedor: me aspiraron muchos huevos, se fecundaron un montón, pero… ninguno llego a día 5.

Esta vez estábamos destruidos con mi marido.
La conclusión fue desoladora: mis huevos no eran “buenos”.

Escuchamos por primera vez la palabra Ovodonacion, algo impensado para nosotros… Tomamos terapia con una excelente psicóloga, casi un año de duelo genético, y nos embarcamos en este camino de amor… y hoy con lágrimas en mis ojos les cuento que estoy escribiendo esto con mi Luciano de 3 meses en brazos.

Nuestro hijo es lo mejor que me ha pasado en la vida, y no cambiaría nada de mi viaje a él, cada lagrima y dolor valió la pena, porque al verlo sonreír, mi corazón explota de amor. agradecida por siempre de nuestra donante, que, sin conocerla, la quiero, porque me regalo el granito de arena que nos faltaba para lograr cumplir nuestro sueño. Con mi marido estamos enamorados de nuestro Luciano, lejos el amor más maravilloso que uno puede experimentar.

Mi deseo para este nuevo año, es que todos quienes se enfrentan con la infertilidad logren llegar a puerto, sea el que decidan que es el mejor para uds. A veces uno termina donde nunca imaginó.

Solo puedo, a través de mi testimonio, alentar a quien le falte el pequeño empuje para ir a ovo, no se arrepentirán.

Volver a testimonios

Únete a
Nuestra causa

Hoy la infertilidad tiene una cobertura ineficiente que discrimina ciertos diagnósticos, en Fënn trabajamos para visibilizar este tema y lograr avances significativos.

¡Necesitamos tu aporte!