Testimonios

Yo doné

3 de marzo de 2022

Yo doné
“Estaba leyendo una revista en el dentista, y había un reportaje de una mujer que había donado óvulos. Yo me imaginé a misma pensando si mi hermana o alguien alguna vez necesitara óvulos me gustaría poder dárselos. Tenía 20 años y sabía que no quería tener hijos (hoy a mis 33 sigo pensando lo mismo), por lo que me inundó la sensación de tener algo muy preciado que yo nunca iba a usar pero que podía cambiarle la vida a otro, así que empecé a averiguar cómo hacerlo.
El proceso es bastante sencillo pero riguroso, el primer filtro es una entrevista psicológica para entender las motivaciones, el proceso de anonimato, como entendemos la ovodonación, etc. Yo hablo por mí, pero creo que la mayoría de las personas que donamos tenemos claro que estamos donando “ayuda” a alguien más y no un hijo. Un hijo es a quien tu crías. Para mí el material genético está lejísimo de definir quién es la madre de alguien.
Luego te hacen un perfil genético y de fenotipo: mandan a analizar tu sangre al extranjero para buscar posibles enfermedades genéticas o de compatibilidad con los futuros padres. Te miden, te pesan y analizan muy detalladamente tus rasgos.
El proceso de estimulación dura un mes durante el que tienes controles médicos muy rigurosos día por medio. Si estas en pareja (como era mi caso) no puedes tener relaciones sexuales durante el proceso. La aspiración folicular se me hizo menos dura de lo que pensé.
Una vez terminado el proceso, recibes tu “contribución” porque a mi me dijeron que técnicamente no te pueden pagar. Lo he hecho 2 veces y recibí en ese minuto $600.000 por donación. La mitad la doné a un refugio de animales y la otra mitad me la quedé.
Yo jamás he pensado que hay “hijos” míos dando vueltas, ni me pondría a buscarlos ni nada de esas cosas. Yo doné ingredientes para 2 personas que quieren formar una familia…eso es todo.
Si uno tiene la opción de entregarle tanta felicidad a una familia, ¿por qué no?
¡Yo lo haría hasta gratis! Es cosa de ponerse en el lugar del otro y lo mucho que podrías entregarle a la otra persona.
Sandra, 33 años. Ovodonante.

Volver a testimonios

Únete a
Nuestra causa

Hoy la infertilidad tiene una cobertura ineficiente que discrimina ciertos diagnósticos, en Fënn trabajamos para visibilizar este tema y lograr avances significativos.

¡Necesitamos tu aporte!